jueves, 17 de febrero de 2011

Antes y después de la Vida. ECM (Experiencia Cercana a la Muerte)





En el año 1985 tuve una experiencia próxima a la muerte, comúnmente denominadas ECM. 
El texto que adjunto a continuación fue escrito por Jiménez del Oso y describe perfectamente las experiencias y sensaciones que hemos experimentado las personas que hemos vivenciado una ECM.
De hecho, y junto a la experiencia de duelo (por la muerte de un ser querido) es una de las causas primordiales por las que una persona despierta a la Consciencia y al Mundo Invisible de la Vida (sensibilidad extra-sensorial).
Con todo mi cariño,
Vanessa



Texto de: Jiménez del Oso
 
Durante las últimas décadas, un fenómeno se ha convertido en el centro de las discusión acerca de la supervivencia después de la muerte. Las experiencias cercanas a la muerte o ECM parecen proveer evidencia de la supervivencia en conjunto con las comunicaciones mediúmnicas y otros fenómenos relacionados, como es el caso de las apariciones de personas fallecidas.
El interés en este tema por el público en general y la comunidad científica, así como por parte de la religión, comenzó con la publicación del libro Life after Life (Vida después de la Vida) de Raymod Moody, un psiquiatra nortamericano, en 1975, quien se vio impulsado a estudiar estas experiencias luego de escuchar la vivencia del Dr. George Ritchie durante la guerra, a quien dedicó su libro. A partir de esto, cada vez más investigadores serios han buscado explicaciones al fenómeno, publicándose variados estudios en revistas especializadas.
Hasta incluso los niños, que no están todavía condicionados por ninguna idea concreta, y han sufrido una ECM, relatan los mismos hechos.
A lo largo de una experiencia cercana a la muerte se producen varias fases. La inmensa mayoría de los que han pasado por este trance describen de manera similar algunos de los pasos siguientes:
1.
Flotan sobre su cuerpo físico, observando todo el acontecimiento y perciben que poseen otro cuerpo. Suelen presenciar su cuerpo inerte en la cama o quirófano. Escuchan y ven cómo se les declara fallecidos.
2.
Se van elevando y atraviesan por un oscuro túnel. A veces es un movimiento por una escalera o un vacío oscuro, el cual se traviesa con relativa rapidez y muchas veces con la sensación de estar flotando.
3.
Aparece una figura hacia el final del túnel; es hermosa, blanca o transparente, tiene una cualidad intensamente amorosa. Algunas veces hay paisajes, voces o música.
4.
El testigo se torna espectador, no siente dolor ni molestias, así que se siente distante de su cuerpo físico. Experimentan una sensación de paz interior.
5.
Parece ser que los padres, y amigos difuntos son quienes vienen a su encuentro. Se encuentran con familiares o amigos anteriormente fallecidos, experimentando inmensa alegría. Todos hablan de las tareas que desarrollan en el mundo espiritual, de la necesidad de continuar estudiando, evolucionando, trabajando, y de que los lazos familiares no se rompen, más bien al contrario, se fortalecen
6.
Puede ser una presencia o una voz que se identifica según las creencias religiosas de cada uno: Jesús, un ángel, Buda. En este momento se establece un diálogo sin palabras con este ser que parece conocer todo del moribundo. Ese ser divino les muestra los errores y aciertos de la existencia corporal.
7.
Se presenta una revisión global pero integral de lo vivido. Asiste a la película de su existencia como espectador.
8.
Finalmente, el sujeto, se ve delante de un obstáculo, un muro, una pared o una puerta, y toma conciencia brusca de que su hora todavía no ha llegado. Aunque suelen encontrarse con una paz y tranquilidad indescriptibles, comienzan a sentir que deben volver. Así también se lo indican sus acompañantes, recordándoles que todavía tienen asuntos pendientes por resolver en la vida y que deben regresar para cumplir con su tarea. La vuelta es normalmente desagradable. Los testigos pueden volver a la tierra por decisión propia o por ayuda de terceros y cuando regresan, muchos de ellos se sienten ligados a una misión urgente que deben realizar en la tierra. Otros experimentan efectos secundarios que cambian su perspectiva de la vida.

13 comentarios:

  1. Recuerdo tu experiencia y seguro que de alli, te trajiste, la paz interior que desprendes y el amor que repartes, besos

    ResponderEliminar
  2. Este mundo está falto de luz. Me alegro que volvieras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Vanessa.
    Soy Almudena. Me encantan estos temas de la vida después de la muerte. Yo no he tenido una experiencia de ese tipo, pero una vez tuve un viaje astral. Me di cuenta que me había salido de mi cuerpo. Dicen que todas las noches hacemos viajes astrales, pero que a veces somos conscientes y otras no. Esa fue la única vez en la que lo fui.
    Es un consuelo leer la experiencia que has narrado. Yo he leído historias al respecto y también estoy convencida que la muerte es el mayor misterio y que hay algo más. Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Almudena:

    Muchas gracias por agregarte al blog.
    Me ha encantado tu precioso comentario.
    Yo tuve aquella experiencia y, muchos años después, concretamente a primeros del año 2006 un fuerte Despertar Espiritual, por el que comencé a percibir quiénes somos... más allá de lo que decimos o aparentamos ser. Estoy convencida de que nuestra alma viaja todas las noches a su casa.
    En ocasiones, he estado junto a personas que iban a morir en breve, aunque más que morir... iban a transformarse en breve. No puedo describirte con palabras la belleza de los cuerpos etéreos, una vez se han desligado y abandonado su cuerpo definitivamente. Todos los mensajes que he recibido de esas personas, han sido preciosos e infundados en torno a un amor incondicional. Siluetas de luz dorada, en la gran mayor parte de las ocasiones, envueltas en un halo de luz resplandeciente y de un blanco inmaculado, inmensurablemente bello.
    Continuamos existiendo eternamente, es un hecho. La muerte no existe. Únicamente se extingue el formato de Vida que conocemos, a fin de desvelarse la auténtica razón de nuestra existencia.
    No sé si has leído algún libro de Elisabeth Kübler Ross. Su trabajo sobre la Vida después de la Vida es fascinante y totalmente cierto.
    Actualmente, estoy en proceso de constituir una asociación. Puedes visitar la web, www.elabrazodeloso.org. Me encantaría trabajar y llevar a cabo una labor de ayuda con moribundos, con personas sumidas en la fase concerniente al duelo y con personas incapaces de asimilar su propio Despertar Espiritual. Si te apetece unirte, adelante.
    Un abrazo, de todo corazón.
    Vanessa

    ResponderEliminar
  5. Querido amigo, Uzman:
    Después de esta temporada inmersa en nuevos proyectos y apoyo a los niños desfavorecidos de Kenia, finalmente he encontrado esa pequeña porción de tiempo para difundir otro servicio necesario en la sociedad en la cual vivimos: despertar consciencias. Una labor que ambos compartimos y amamos.
    ¡Qué alegría reencontrarme contigo!
    Un abrazo enorme, enorme, enorme...
    Vanessa
    El placer es mío...

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Tomás.
    Te Amo. Lo sabes.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces nos vamos al más allá para encontrar respuestas que posiblemente las encontramos en el mas acá.

    ResponderEliminar
  8. Querido Manu:

    Cierto. No hay que irse lejos para vivir plenamente la vida. Todo es una representación de todo, por lo que el cielo nos da las respuestas de la tierra y vicebersa. No obstante, estas experiencias no pasan desapercibidas. Creo que muchas personas sienten alivio en sus vidas cuando descubren que la Vida que conocen es tan sólo el principio de su preciosa aventura.
    Un placer leerte.
    Un abrazote,
    Vanessa

    ResponderEliminar
  9. Querida Vanessa:
    "La muerte no es el final".
    ¡Cuántas personas mueren en vida y comienzan a vivir en la muerte!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Querido Javier:

    ¡Qué alegría encontrarte en el blog!
    No podría estar más de acuerdo contigo:
    La muerte es un proceso más... una mera transformación del estado de nuestra energía, de nuestra Conciencia.
    Cuántas personas sufren a causa de su inconsciencia, por no volcar el sentido de sus vidas en su alma. Somos alma. Y cuántas de ellas se liberan ante la muerte física, cuando descubren en sí mismas esta preciosa verdad.
    Un fuerte abrazo.
    Vanessa

    ResponderEliminar
  11. Querida Vanessa:
    Encontré tu blog tras mucho buscar pensando que en España la fuente de seriedad e información sobre las experiencias cercanas a la muerte o índole relacionada era casi inexistente en comparación a otros países, habiendo personas con una historia enriquecedora la cual no tienen oportunidad de compartir con el resto del mundo y al mismo tiempo, sentirse reflejadas y comprendidas por las experiencias de otros.
    En mi experiencia personal viví desde mi infancia una ''conexión'' profunda con ese otro lugar del que procedía antes de llegar a este mundo. Me di cuenta con el tiempo de que necesitaba periodos de alejamiento de las demás personas y del bullicio de las ciudades, llegando a caminar en ''soledad'' aparente por la naturaleza que era donde me sentía más conectado, sentía como si una presencia ENORME (a falta de una palabra más precisa), es decir, que lo abarcaba absolutamente todo, me acompañara de la mano y digo de la mano porque para mí es la mejor manera simbólica de describir el más increíble amor maternal/paternal que me acompañaba allá dónde fuera. Me sentía muy protegido, guiado y predestinado, yo era consciente de que había algo ''extraño'' en mí que me diferenciaba de los otros niños y adultos, algo que siempre me guardé para mí mismo. Sentía un conocimiento interior muy intenso y supongo que por ello la gente siempre me decía que parecía un viejo en el cuerpo de un niño.
    Algo pasó a mis 16 años. Aprendí que mis sueños eran mucho más que sueños, eran caminos hacia ese enriquecedor conocimiento interior que poseía y por ello que experimenté muchas experiencias de índole empático, con seres que pasaron a mejor vida, cosas que simplemente sabía y sueños que me reveleaban cosas que ebocaban lugares, idiomas, personas que no conocía, conceptos de cosas que no había aprendido... todo ello descubrí que realmente existía y mis sueños se convirtieron en una puerta hacia un mundo de conocimiento y conexión con todo.
    Repentinamente a mis 16 soñé con un ser masculino que me hablaba mente-mente o voluntad-voluntad, no podía verlo pero su voz sonaba tan nítida y clara en mi mente cuya voz que procedía del interior,se escuchaba mejor que con mis propios oídos. Me dijo la forma de ir a un lugar donde un amigo, (que en el sueño se había desvanecido delante de mis ojos) supuestamente se encontraba. La forma de hacerlo fue tan tan extraña que como ser curioso que soy, tuve que ponerla en práctica. Este ser masculino me dijo que la forma de ir hacia ese lugar es pensar que yo no existía. Me extrañé pero cerré los ojos y lo pensé con todas mis fuerzas. Hubo solo un segundo en el que realmente me creí que yo no existía, no solo lo creí sino que entendía ese concepto, entendía lo que se sentía al saber que no existes, es imposible de explicar con palabras humanas es algo que simplemente lo sientes y lo sabes.

    ResponderEliminar
  12. Y de repente apareció del fondo de la sala una intensa luz blanca - dorada que se iba expandiendo hacia mi dirección y yo con los ojos muy abiertos sin dolor en ellos ante esa majestuosa luz, esperé hasta que ésta me rodeó y me traspasó. En ese momento dejé de estar en la sala anterior para encontrarme flotando en esa energía que emanaba luz intensa. Me di cuenta de que si la luz se manifiesta como luz, una vez fundido en ella todo era una corriente fluida de energía intensa. Recuerdo tener una perspectiva de delante, abajo y detrás simultáneamente o sucesivamente y recuerdo verme a mí mismo sonreír como nunca había sonreído debido a los infinitos sentimientos que experimenté en aquel ''lugar''. La paz, felicidad, plenitud, todo en un estado infinito del entendimiento, era realmente un éxtasis. Para mí pasaron segundos, no vi a mi amigo ni a nadie más, solo estaba yo pero en ese momento la misma voz masculina me dijo cómo regresar y aunque yo no quería hacerlo no desobedecí. En cuanto lo oí en mi mente supe instantáneamente en qué lugar se ubicaba este ser, me observaba por encima de mí y supe que su tamaño en conceptos físicos por decirlo así, era mucho más mayor que el mío.
    Esa mañana desperté triste y alegre al mismo tiempo; triste porque lo primero que salió de mis labios al despertar fue un ''otra vez aquí no'' textualmente (todavía lo recuerdo) y al mismo tiempo esos sentimientos que experimenté en la luz me los había traído conmigo dentro de mi ser, todavía podía sentir esos sentimientos que son imposibles de describir con palabras humanas. Esa mañana mi abuela me vio entrando en la cocina sonriendo más de lo normal y al preguntarme qué me pasaba, yo le respondí que ''anoche había estado en el cielo''. Aún recuerdo el asombro de incredulidad de su rostro.
    Así fue, con el tiempo, cómo descubrí que estas experiencias de luz, seres que guían, transmisión de información instantánea de mente, voluntad o que se acoplan a tu ser y tú simplemente las asimilas comprendiéndolas sin caso a error, sentimientos infinitos que no pueden ser explicadas en un lenguaje humano y el consiguiente retorno al cuerpo, eran experiencias que muchos vivían cuando sufrían una muerte clínica.
    Yo me conocía pero comprendí lo afortunado que era de vivir una experiencia así sin necesidad de pasar por un trauma o una enfermedad. Hoy día sigo dando las gracias por una experiencia así y muchas otras que han enriquecido mi vida a niveles muy profundos.
    Un placer haber encontrado tu blog y haber colado mi experiencia para compartirla contigo y con quien guste en leerla.
    Si necesitan cualquier cosa, hablar o compartir mi email es aaronsan1989@hotmail.com, siempre es agradable poder escuchar y tener a personas que han experimentado situaciones parecidas que a lo mejor nos guardamos porque no todo el mundo lo comprende.

    Un fuerte abrazo,
    Aarón.

    ResponderEliminar
  13. Querido Aaron:

    Lamento haber tardado varios días en responder tu precioso comentario. La verdad es que llevo meses muy comprometida con la labor humanitaria que Amor (Dios) me ha encomendado.
    En primer lugar, te estoy infinitamente agradecida por compartir en este pequeño gran espacio esas experiencias tan bellas que has vivenciado.
    Sé, lo sé porque vivencio día sí y día también vivencias similares y distintas a las tuyas, qué es vivir rodeada de personas que no comprenden las capacidades naturales que como almas poseemos. No obstante, siéntente afortunado y bendecido, pues eres un ser humano privilegiado por sentir el amor incondicional de Amor en tí y en la Vida, un amor que te guía, que te hace comprender la belleza y el sentido de nuestra existencia aquí y ahora, en la Tierra y en otros muchos emplazamientos fuera de ella.
    Tus experiencias astrales son maravillosas, al igual que tus sueños premonitorios y la conexión que sientes con nuestro Creador. Es muy bonito.
    Desde hace años, yo tengo la capacidad de ver seres etéreos, de comunicarme con ellos, de comunicarme con Amor, de imponer mis manos en el cuerpo de otras personas y ser guiada por Él a fin de ayudar y contribuir a expandir consciencia y sanación.
    Mi camino es, entre otras labores, ayudar a moribundos a transformarse y a despertar las consciencias de aquellas personas que se quedan llorando la transformación de sus seres queridos. Ya se sabe que la muerte sigue siendo todavía un tema muy temido al que hay que darle la oportunidad de ser lo que es: un proceso natural más de la vida, ese paso hacia otra forma de vivir fuera del cuerpo.
    Me encantaría poder seguir hablando contigo. He anotado tu mail, anótate tú el mío también. Indudablemente, creo que será precioso poder compartir un sinfín de experiencias. Es hermoso encontrarse a personas con las que sientes afinidad, con la que puedes sacar quién eres realmente, aunque el primero que ha de decidirse a ser tú mismo, pese a quien le pese, sea uno mismo. Mi mail es: vanessa.aguilarmonteagudo@gmail.com También puedes localizarme en este otro: vanessaam22@hotmail.com
    No tengo palabras de gratitud suficientes por este gesto de amor y valentía tuyo. Gracias por compartir con todos nosotros quién eres. Un abrazo enorme, enorme, enorme...
    Con Amor,
    Vanessa
    PD: En Facebook, un grupo de personas hemos creado un grupo de apoyo al Despertar Espiritual, a fin de poder ayudar, guiar, compartir y aprender sobre quiénes somos, más allá de quiénes interpretamos ser. Si entras en Facebook búscame (Vanessa Aguilar Monteagudo). Yo te acepto como amiga y te agrego, si tú lo quieres, a este grupo. Creo que puedes hacer mucho bien a otras personas.
    Besitos, corazón.

    ResponderEliminar